Proyecto Tragaluz para colegios en SinedUC - SND

El proyecto “Tragaluz - Aprendo a pensar” incluye indicadores de evaluación por capacidades que están en concordancia con las nuevas bases curriculares. Su sistemática aplicación durante el semestre escolar permite cumplir los Objetivos de Aprendizaje necesarios para rendir un buen SIMCE mediante el desarrollo de los conocimientos, las habilidades y las actitudes propias de cada asignatura.

 

Incorpore el proyecto Tragaluz al Plan de Mejoramiento de su establecimiento completando el formulario de más abajo.


De acuerdo a lo establecido en el documento “Bases Curriculares para Educación Básica. Instrumento Fundamental de la Organización Curricular” (Mineduc, 2012), se señala que la Ley General de Educación establece que la categoría de prescripción curricular son los Objetivos de Aprendizaje (OA). Las Bases Curriculares definen dos categorías de Objetivos de Aprendizaje (Transversales para todo el ciclo y por curso y asignatura) que, en su conjunto, dan cuenta de los conocimientos, las habilidades y las actitudes que los estudiantes deben aprender para satisfacer los objetivos generales para el nivel de Educación Básica indicados en la ley. El mismo documento define estos términos de la siguiente manera:

  • Las habilidades son capacidades para realizar tareas y para solucionar problemas con precisión y adaptabilidad. Una habilidad puede desarrollarse en el ámbito intelectual, psicomotriz, afectivo y/o social.
  • Las actitudes son disposiciones aprendidas para responder, de un modo favorable o no favorable, frente a objetos, ideas o personas; incluyen componentes afectivos, cognitivos y valorativos que inclinan a las personas a determinados tipos de acciones.
  • Los conocimientos corresponden a conceptos, redes de conceptos e información sobre hechos procesos, procedimientos y operaciones. La definición contempla el conocimiento como información (sobre objetos, eventos, fenómenos, símbolos) y como comprensión; es decir, la información integrada en marcos explicativos e interpretativos mayores, que dan base par discernimiento y juicios.

Coincidentemente con lo anterior, el “Proyecto Tragaluz - Aprendo a pensar”, se apoya en la Teoría Tridimensional de la Inteligencia Escolar (Román y Díez, 2006),  cuyas dimensiones fundamentales son las siguientes:

  • La inteligencia escolar como un conjunto de procesos cognitivos: capacidades, destrezas y habilidades. Estos procesos cognitivos se organizan en forma de capacidades prebásicas, básicas y superiores. Se identifica este tipo de inteligencia en el diseño curricular, en los objetivos por capacidades, objetivos por destrezas y objetivos por habilidades.
  • La inteligencia escolar como un conjunto de procesos afectivos: valores, actitudes y microactitudes. Se consideran los procesos afectivos asociados a los procesos cognitivos. Identificamos los procesos afectivos en el diseño curricular en forma de objetivos por valores, objetivos por actitudes y objetivos por microactitudes.
  • La inteligencia escolar como un conjunto de esquemas mentales (arquitectura mental o arquitectura del conocimiento): El sustrato en el que se apoyan las capacidades en el aula son los contenidos y los métodos. De este modo, se entiende que los contenidos, para ser aprendidos y luego almacenados en la memoria a largo plazo, han de ser presentados de una manera sistémica y sintética. Ello posibilita el ser asimilados en forma de “esquemas mentales” que generen una estructura mental organizada y arquitectónica.

Si usted desea tener más información sobre el Pack Curso del Proyecto Tragaluz complete el siguiente formulario:

Desde el punto de vista estructural, podemos señalar que El Proyecto Tragaluz – Aprendo a pensar (Libro del estudiante), consta de tres unidades y cada unidad de 10 a 12 evaluaciones individuales y dos grupales. Tiene un total de 40 a 42 evaluaciones para un año escolar, con la previsión de una evaluación semanal por subsector de aprendizaje. En cada ejercicio está explícita una destreza, y al principio de cada evaluación aparecen diversas destrezas definidas, asociadas a algunas capacidades. Cada evaluación consta de un conjunto de ítemes o ejercicios para una hora de trabajo, aproximadamente. También, con cierta frecuencia, pedimos al estudiante que recuerde e interiorice determinadas destrezas, así como los pasos mentales que da cuando pone en práctica alguna de ellas, en forma de estrategias metacognitivas.  

La Guía Didáctica para el Profesor del Proyecto Tragaluz – Aprendo a pensar se inicia con un extracto de la teoría de la Inteligencia Escolar (Román y Díez, 2006), ésta se muestra completa en el libro “La inteligencia escolar, aplicaciones al aula. Una nueva teoría para una nueva sociedad” de los autores Martiniano Román Pérez y Eloísa Díez López. A continuación se identifica la estructura del proyecto, así como la metodología de la mediación en el aprendizaje. También define cien destrezas e identifica los pasos mentales de cincuenta estrategias metacognitivas. En la segunda parte, esta guía del docente define los conceptos previos y destrezas básicas de la asignatura con algunas orientaciones metodológicas específicas. Y posteriormente aparece un solucionario con las respuestas correctas de cada uno de los ejercicios.

 

 

Otras Noticias
flecha_izq
flecha_der
Joomla SEO powered by JoomSEF